Oración inspirada por la sierva de Dios María Esperanza de Bianchini en la residencia del Sr. John Crimi. Long Beach Island, Nueva Jersey, EE.UU.

Domingo, 19 de enero de 2003

La naturaleza de Dios es grandiosa, porque se hace sentir en cada uno de sus hijos que imploran la divina misericordia. Gracias, mi Dios, mi Señor, por todos los beneficios que nos has dado. Bendito seas Dios. Bendícenos, Señor; bendícenos, Señor; bendícenos, Señor.

  • Gloria
  • Avemaría.
  • Señal de la cruz. (3 veces.)

(Esta oración hay que hacerla como una novena, a partir de hoy, una vez al día.)