Palabras de la sierva de Dios María Esperanza de Bianchini en el automóvil vía Clínica de Marlton. Nueva Jersey, EE.UU.

Sábado, 25 de enero de 2003  6:30 p.m.

Ésta es una misión muy grande y ustedes lo van a ver con los días.

Debemos ser muy claros. Cuando hablemos nosotros mismos nos vamos a sorprender. Todos vamos a recibir la chispa y vamos a recibir un gran amor, por una chispa que vamos a recibir. Nos va a parecer una locura, como una cosa inesperada que uno hable tan bien. Nos van a dar el don del entendimiento y las cosas las vamos a ver como si toda la vida las hubiéramos aprendido a conocer… la espiritualidad.

Hay un angelito que se me acaba de presentar, tiene una rosa en la mano izquierda y en la otra mano otra cosa. Me está diciendo que la manera de amar en su familia es la espiritualidad con el don del consejo. Nunca hagan una cosa que no sientan verdaderamente. Todos pónganse en oración, en sus hogares, en sus trabajos, en todas partes.