Palabras de la sierva de Dios María Esperanza de Bianchini en la residencia del Sr. John Crimi. Long Beach Island, Nueva Jersey, EE.UU.

Viernes, 24 de enero de 2003  5:30 p.m.

(La Sra. María Esperanza vio a la Virgen de Lourdes y al Santísimo Sacramento del altar. Y más tarde, a las 8:45 p.m. vio a la Virgen de Lourdes y Santa Bernardita a sus pies.)

Se están dejando ver en el puesto que ella quiso.

Santa Bernardita está con las manos a bajo.

La Virgen de Lourdes me dice: “Pídeme por lo que tú quieras pedirme.”

Por mi familia en Venezuela; por Charlene, ella está muy delicada.

La Virgen nos está pidiendo que no hagamos comentarios de los demás. Ustedes van a sentir a Santa Bernardita en los jardines de sus casas. Veo perfectamente la imagen de la Santísima Virgen. Tenemos que tener una estampita de la Virgen de Lourdes con Santa Bernardita.

(Luego, dirigiéndose al Sr. John Crimi le dijo:)

Hay oportunidades espirituales que uno no se puede perder. En la humildad está la base.

Yo estoy pensado en Charlene. Ella está mejor.

Cada persona tiene su propio destino en la vida hasta que van al Señor, En ese aprendizaje aprendemos cosas buenas y malas. La base es la humildad. Gracias por su visita hoy día y por la cena.

Muchas frutas se han sembrado hoy.

John, algo que te preocupa mucho va a pasar. Tú tienes un carácter muy fuerte.